Propóleo Tierras del Limia 30 gr

Nuevo

Polímero balsámico resinoso elaborado por las abejas usado para sellar el interior de sus celdillas y reforzar las paredes de la colmena. Procede de áreas naturales del entorno de la Sierra de Cucalón, en el sur de Aragón.

Composición floral mayoritaria: Carrasca, brezo, tomillo y flora silvestre autóctona variada.

Más detalles

10,46€

PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN, ¿DE DÓNDE PROCEDE?

Este balsámico propóleo (propolis) natural artesanal, es una amalgama resinosa de color oscuro que obtienen las abejas de yemas arbóreas y  exudados de savia naturales, para posteriormente procesarla y aplicarla en las colmenas, sola o mezclada con cera, como sellante general; su objetivo es reforzar la estabilidad estructural de la colmena, reducir vibraciones, y defenderla frente a patógenos u otros elementos agresores. Si un enemigo de la colmena se introduce dentro, las abejas lo matan y embalsaman rápidamente con propóleo, evitando así su descomposición.

La mayor parte de la materia prima que recolecta la abeja, procede de las secreciones de la carrasca (Quercus L.) y de algunos insectos chupadores. El coscojo, carrasca, encina o chaparro, es un arbusto perenne que suele alcanzar 2 m  de altura, aunque puede llegar a arbolito en terrenos propicios;  posee tallos muy ramificados y entrelazados, con sencillas hojas alternas verde brillante de ondulado borde espinoso.

Sus minúsculas flores eclosionan en primavera, para posteriormente dar lugar al  fruto (bellota) dotado de una sola semilla y capa externa coriácea que madura a final de verano, habitualmente de sabor amargo. La encina o carrasca tiene su hábitat de origen en toda la cuenca mediterránea, mayoritariamente donde predominan laderas secas y luminosas,  si bien tolera perfectamente algunos climas continentales.

 

PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN, ETIMOLOGÍA E HISTORIA:

El vocablo “propóleo”, deriva del griego “propoleos”, (“propolis / pro”= hacia adelante; “polis”= ciudad) y alude a una de sus finalidades como  defensa natural de la colmena ante cualquier posible enemigo. También hay alusiones a su origen latino (“pro” = que está a favor de o que es de provecho y “polis” = ciudad).

Respecto al vocablo encina, proviene de la deformación del latín vulgar "ilicina"  y  a su vez de “ilex / ilicis”, procedente del léxico preindoeuropeo (en lengua celta “Hercynia”= territorio boscoso sito en la región oriental del Danubio); en latín clásico se le denomina "Quercus", término de origen indoeuropeo (procedente del vocablo celta 2Quercuez" = árbol elegante), aplicándose inicialmente al roble, para posteriormente extenderse a todos aquellos árboles o arbustos que producían  bellotas o frutos en forma de glande. Su nombre común carrasca, tiene raíz prerromana "kar  - esca".

La historia del propóleo recoge múltiples citas  a lo largo de la misma. Ya en la Edad de Bronce, se usaban en casos de perforaciones de cráneos. En la Biblia era citado con el nombre de “tzorí”, utilizándose como bálsamo terapéutico, muy valorado en el comercio de próximo oriente a causa de sus beneficiosas propiedades medicinales naturales. En el antiguo Egipto los sacerdotes lo usaban para embalsamar cadáveres.

Los griegos lo empleaban para curar heridas (Aristóteles lo nombra como “remedio para las infecciones de la piel, llagas y supuraciones” e Hipócrates como “ungüento natural para tratar heridas”) y para hacer perfumes muy apreciados. En “Historia Natural”, Plinio mencionó sus poderes curativos y su utilidad en la medicina antigua debido a los magníficos beneficios que aportaba.

La mitología romana cita que Júpiter transformó a la bella Melisa en una abeja para  producir una milagrosa sustancia natural curativa, el propolis. Los  incas pronto descubrieron sus propiedades naturales y lo usaron entre otros remedios ancestrales, además de la miel, como antiinflamatorio en situaciones febriles, desinfectante de heridas saneando infecciones y quemaduras, dermatitis, para mitigar dolor y para prevenir enfermedades varias.

Aparece en ancestrales recetas de la medicina china para el tratamiento de enfermedades coronarias, respiratorias (asma,...), hipertensión y disfunciones hematológicas. El médico y filósofo persa Avicena (siglo XI), lo utilizaba como uno de los remedios naturales más destacados para curar heridas de flechas y quemaduras.

Ambroise Paré (siglo XVI), padre de la cirugía francesa, lo usaba con fines terapeúticos por los innumerables beneficios que aportaba debido a las excelentes propiedades cicatrizantes y antisépticas que posee. Artesanos italianos (siglos XVII y XVIII) trataban la madera de algunos instrumentos musicales con aceites de propóleos extraídos directamente de las colmenas (Stradivarius fue un claro ejemplo de ello). Cafres sudafricanos fabricaban inciensos naturales con propóleo natural extraído por la abeja en sus colmenas.

Durante la guerra anglo-boer (1899-1902) y la Revolución Rusa (1917), se usaron vendas impregnadas en propóleo (propolis) con vaselina ("propóleo vasógeno") para curar las heridas de guerra  y prevenir  infecciones que derivaran en gangrena. En la medicina europea del s. XVI y posteriores (rusos y polacos principalmente), se usó como antibacteriano, tuberculoestático, agente dermatológico (en casos de acné, eccemas, quemaduras y dermatitis varias) y odontológico (para tratar abscesos, encías sangrantes, dolor dental, candidiasis, halitosis y otras enfermedades de la boca). También se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial como cicatrizante natural en caso de heridas, quemaduras,..

Posteriormente y hasta nuestros días, se ha estado recuperando por parte de las empresas farmacéuticas de la medicina moderna, el uso de propoleos, jalea real, polen y otras sustancias derivadas de la colmena debido a sus múltiples propiedades medicinales, como suplementos terapéuticos en la  prevención de procesos de gripe y resfriado, problemas en vías respiratorias, enfermedades de la piel, reforzamiento del sistema inmune, tratamiento de enfermedades diversas  y como remedio preventivo para una buena salud.

 

ZONA DE RECOLECCIÓN:

PARAJES DE LA SIERRA DE CUCALÓN (ARAGÓN - ESPAÑA)

Se trata de la clásica sierra turolense desplegada homogéneamente de NO a SE,  poseedora de una altitud media aproximada de 1200 m (cuya cota máxima es la Modorra de Cucalón con 1.481 metros) y 30 km de longitud.

Inmejorable atalaya longilínea natural formada por una mezcolanza de angostas vegas y abruptos barrancos, que nos hace disfrutar de espectaculares vistas que abarcan la amplia e impresionante cuenca del rio Ebro.

Numerosas plantas de carrasca, encina, marojo, quejigo, lavanda, tomillo, brezo y un elenco sin fin de maravillosas variedades florales autóctonas, conforman este paraíso vegetal de bosque bajo, donde la mano del hombre apenas deja huella, proporcionando néctar, polen y secreciones resinosas a las majestuosas abejas que libarán incansablemente, hasta producir miel y propóleos de excelsa calidad típicos del otoño aragonés.

 

CARACTERÍSTICAS DEL PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN:

Posee la siguiente composición química aproximada: microelementos, flavonoides, vitaminas ( B1, B2, C,..), sustancias  proteicas, ácidos grasos no saturados y ésteres de ácidos aromáticos..., hasta más de 160 componentes. El propolis o propóleo es una sustancia compuesta de aprox.: 50-55% resinas y bálsamos, 30-40%  ceras, 5-10% aceites esenciales o volátiles, 5% polen y 5%  materiales varios (orgánicos y minerales);  posee además más de 160 componentes naturales entre los que destacan microelementos, flavonoides, vitaminas (B1, B2, C,..), sustancias  proteicas, ácidos grasos no saturados y esteres de ácidos aromáticos...

Posee color ocre pardo oscuro variable e irregular,  con seco  aroma dulzón característico muy concentrado y sabor amaderado ligeramente agrio. De resinosa consistencia granulosa con tendencia al apelmazamiento.

 

EXCELENCIAS DEL PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN:

Como toda nuestra gama de mieles y derivados (jalea real, polen,..), estamos hablando de una sustancia natural resinosa (propóleo = propolis) recolectada por nuestras abejas, que aporta multitud de beneficios naturales a nuestro organismo y que cumple todos los requisitos saludables para ser un  producto natural excelso:

  • Cruda: no ha sido sometida a procesos de calentamiento (más de 40 º) ni pasteurización, por lo cual mantiene intactas todas las vitaminas, minerales, nutrientes y enzimas, así como sus cualidades gustativas y olfativas.
  • Pura: La producen las abejas libando secreciones de plantas e insectos chupadores, para proceder después a su transformación y almacenamiento en el interior de la colmena; es por ello que en este proceso no intervienen factores ajenos a los que la propia naturaleza proporciona.
  • No homogeneizada: Jamás mezclamos propóleos naturales de diferentes procedencias geográficas o florales, porque nuestro objetivo permanente es mantener la esencia y pureza desde su origen hasta el paladar del consumidor final, para de este modo poner a su disposición todos los beneficios que una miel pura puede aportar al organismo.
  • No filtrada: Nunca la filtramos, porque de este modo conservamos todas las propiedades naturales de origen, logrando así un excelso producto natural sin parangón.
  • Sin azúcares añadidos: Nuestro propóleo es lo que es, tal y como la abeja lo produce en la colmena, poseyendo por lo tanto sustancias naturales propias de un propóleo natural no adulterado, con todos  los beneficios que ello reporta a nuestra salud.

  

PROPIEDADES DEL PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN:

 El propóleo (propolis) natural producido por las abejas en el interior de las colmenas, detenta maravillosas propiedades medicinales naturales aportando innumerables beneficios en el tratamiento de enfermedades de las personas.

  • Biorregulador y potenciador natural del sistema inmune utilizado para prevenir enfermedades (gripe, resfriado común, etc...)
  • Antituberculoso, antiviral, citostático, desodorante, antibacteriano, antifúngico, antimicótico, antiparasitario, antiinflamatorio, antioxidante, antitóxico, antialérgico, epitelizante, fitoinhibidor, hemostático y termoestabilizador, analgésico y anestésico (calma el dolor).
  • Excelente coadyuvante en tratamientos medicinales de afecciones en vías respiratorias (problemas de garganta, cuerdas vocales, asma,..), aparato circulatorio (actúa como vaso-dilatador, hipotensor,..), aparato bucal (caso de llagas, aftas en boca,..), sistema digestivo (casos de inapetencia, úlceras,..), sistema hepático  y sistema tegumentario (cicatrizante, desinfectante en casos de dermatitis, quemaduras, heridas, infecciones y otras afecciones de la piel..).
  • No altera la flora bacteriana, siendo transportado por linfa y  sangre a todo el organismo

En definitiva, un incomparable elixir de la colmena rico en vitaminas y minerales  a disposición de la medicina tradicional, suponiendo uno  de los mejore remedios naturales. Carece a priori de contraindicaciones, si bien siempre se aconseja a consultar a un especialista antes de consumir (especialmente en casos de embarazo, alergias,..).

 

RECETAS SANAS CON PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN:

JARABE DE JENGIBRE Y PROPÓLEO

Pelar 3 trozos pequeños de jengibre, cortar en trocitos diminutos y colocar en un tarro de cristal para uso alimentario de 400 ml de capacidad. Cortar 3 limones en rodajas también delgaditas previamente sumergidos en agua y colocar encima del jengibre.

Rallar media cucharadita de propolis puro, media de cúrcuma, media de canela, una cucharada de polen y esparcir por encima. Finalmente, cubrir todos los alimentos con unos 350 grs de miel pura de eucalipto. Cerrar el bote y conservar en el refrigerador dejando reposar.

Una vez homogeneizado y reposado el jarabe, tomar una cucharada sopera en ayunas todas las mañanas, bien directamente, bien diluido en  zumo o en agua templada. Este brebaje puede considerarse uno de los suplementos alimenticios más beneficiosos para la salud en casos de gripe, resfriados, asma...

 

CONSEJOS DE USO:

El propóleo (propolis) es una sustancia natural que posee propiedades únicas, de tal modo que si deseamos conservar todos los beneficios que nos puede aportar, es aconsejable ingerirla directamente, saboreándola dentro de la boca el mayor tiempo posible.

 

CONSEJOS DE  CONSERVACIÓN:

Mantener en lugar seco, oscuro y fresco para mantener intactas todas sus propiedades de un modo natural.

  

PROPÓLEO SIERRA DE CUCALÓN

  • ORIGEN: PARAJES DE LA SIERRA DE CUCALÓN (ARAGÓN - ESPAÑA).
  • ESPECIE REPRESENTATIVA: Carrasca (Quercus L.).
  • COMPOSICIÓN FLORAL MAYORITARIA: Carrasca (Quercus L.), Brezo (Variedades de Erica sp) , Tomillo (Thymus vulgaris) y Flora silvestre autóctona variada.
  • ÉPOCA DE PRODUCCIÓN: Primavera  hasta final de  otoño.
  • COLOR: Ocre pardo oscuro variable e irregular.
  • SABOR: Amaderado ligeramente agrio.
  • AROMA: Seco, dulzón, característico y muy concentrado.
  • PECULIARIDADES: Sustancia cruda, pura, saludable, no homogeneizada, no filtrada, sin azúcares añadidos.
  • PROPIEDADES: Defensas, sistema inmunológico.
  • CONSERVACIÓN: Mantener en lugar seco, oscuro  y fresco.

**En su proceso natural, la miel cristaliza y endurece en función de diversos parámetros (temperatura, origen floral, etc).

30 otros productos de la misma categoría: