Mostrando 1 - 1 de 1 item
Mostrando 1 - 1 de 1 item


Miel de Girasol con Sésamo

LA MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO ¿DE DÓNDE PROCEDE?

Esta exquisita miel pura, es producida por las abejas como resultado de la libación para extraer polen y néctar de las flores de especies vegetales predominantes, tales como girasol (Helianthus annuus), espliego (Lavandula angustifolia), tomillo (Thymus vulgaris), ajedrea (Satureja spp) y flora silvestre autóctona variada, añadiendo a esta dulce composición floral, sustancias resinosas varias de especies arbustivas o arbóreas (carrasca (Quercus L)), que son recolectadas por las pecoreadoras de la colmena

A la misma, se le aplican semillas de Sésamo (Sesamum indicum L.) en mezcla, que enriquecen en perfecta simbiosis esta miel natural.
La especie mayoritaria de la cual procede esta excelsa miel es el girasol, planta anual de elevada altura con raíz pivotante, tallos erectos, y hojas alternas, amplias y ligeramente aserradas; la inflorescencia o capítulo floral de hasta 30 cm de diámetro, está formada por cientos de pequeñas flores tubulares en cuyo diámetro externo se disponen las lígulas pareciéndose pétalos, las cuales son de color amarillo dorado con el fin de atraer a las abejas polinizadoras entre otros insectos. Las pequeñas flores fecundadas dan lugar a los aquenios ovoides y aplanados (frutos/semillas del girasol o pipas).
Es una especie con marcado heliotropismo cuando es joven (el capítulo floral gira según la posición del sol), de tal modo que cuando madura se queda en una posición fija hacia el oriente.
En lo concerniente a las plantas del sésamo, hablamos de especies herbáceas que alcanzan 1,50 m de altura, con hojas oval lanceoladas alternas, flores solitarias en las axilas y fruto a modo de cápsula oblonga.

LA MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO, ETIMOLOGÍA E HISTORIA:

Helianthus annuus, llamado comúnmente girasol, es una planta herbácea nativa de Centro y Norteamérica, cultivada a posterior como alimenticia, oleaginosa y ornamental en todo el planeta.

Su nombre científico procede de la combinación de dos palabras de origen griego, “helios= sol” y “anthos” = flor, por tanto = flor del sol. “Annuus” hace referencia a anual y proviene del latín. El nombre común girasol se refiere a que el capítulo floral gira según la posición del sol (heliotropismo).
El término sésamo (ajonjolí) procede del griego "sesamon" a través del latín "sesamum" y del arcadio shamashshammu (lengua semita en Babilonia) y "ajonjolí" del árabe: de al-ŷulŷulān que hace referencia a las semillas maduras dentro del fruto.
En cuanto a "Indicum", se trata de un epíteto geográfico que alude a su ubicación en el Océano Índico.
El sésamo es originario de India y África, llegando posteriormente a América a través de esclavos africanos (en lengua Mandé “sésamo= benne”).
Es un cultivo antiquísimo, de hecho en la tumba del faraón Ramses III (siglo XIII a.C.) aparecieron citas de ingredientes en recetas de cocina tradicional referentes al sésamo. En India, representaba el principio de la vida y estuvo clasificado en el orden de alimentos “sáttivicos” o puros, estando también muy presente en su cocina tradicional. Leyendas asiáticas se referían a él como un símbolo de inmortalidad, debido a sus excelentes virtudes naturales.
En la antigua Grecia lo usaban como uno de los ingredientes base en recetas de cocina y en aplicaciones varias, tanto sólido como en aceite extracto (Hipocrates destacó su alto valor nutricional por su contenido en proteínas, minerales,..).
Desde la antigua Persia arribó a Israel, tostándose para realizar una mezcla natural con otros ingredientes, originando una pasta llamada “ardeh” o “comida santa”.
Por su carácter noble se mantuvo en el entorno aristocrático largo tiempo, extendiéndose su popularidad a India, Oriente Medio, Asia y África; de hecho, en la antigua Asiria se comentaba que las semillas eran tan valiosas como la plata.
Durante la Segunda Guerra Mundial se decía que los aviadores turcos poseían una fortaleza inmensa a causa de la energía que les proporcionaba la ingesta de Tahín (pasta de sésamo).
Del cultivo del girasol, citar que existen anotaciones que datan del año 1000 a. C., aunque se cree fue cultivado por primera vez en México hacia el año 2600 años a. C, utilizándose en estas culturas amerindias como uno de los alimentos vitales (puro, en forma de aceite,..), usándose así mismo como símbolo que representaba a la deidad del sol; de hecho, Francisco Pizarro lo encontró en aquellas zonas y trajo semillas a Europa a comienzos del siglo XVI, punto a partir del cual comenzó la expansión de su cultivo y su uso como uno de los alimentos más apreciados.

ZONA DE RECOLECCIÓN: ESPAÑA (SEÑORÍO DE MOLINA (CASTILLA LA MANCHA ))

Altivo y señorial, el fastuoso castillo de Molina de Aragón preside esta bella e histórica comarca oriental de la comunidad castellano-manchega, abarcando una extensa superficie surcada por un amplio manto de bellos paramos de gran altitud (1.200 m de altitud media), hendidos por espectaculares valles rodeados de imponentes masas rocosas. 

Este grandioso conjunto orográfico surcado por los caudalosos ríos Tajo y Gallo, ha sido cincelado por la naturaleza a lo largo del paso de los años, dando lugar al actual Parque Natural del "Alto Tajo". En él se reproduce una interesante mezcla de especies vegetales variopintas, formando un vergel de diferentes ecosistemas con idiosincrasia propia (encinares, hayedos, pinares, quejigares, sabinares, vegetación ribereña,…), al amparo del inclemente clima continental, puente de unión entre la España mediterránea y la España atlántica.
En cuanto al sésamo, países como China, India, Sudán, Myanmar, Paraguay y Guatemala representan los principales productores del mundo.

CARACTERÍSTICAS DE LA MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO:

Las abejas recolectan tenazmente los manjares que las flores de los acogedores girasoles les ofrecen, para dar lugar a una esplendida miel natural de calidad inigualable y extraordinariamente saludable. 

Su sabor es moderadamente intenso y suave al mismo tiempo, de dulzor aplacado, ligeramente afrutado, refrescante y muy agradable al paladar, con cierto gusto acre al transitar por la garganta advirtiéndose ligero picor. De aroma fresco, liviano, floral y persistente con matices oleosos, y textura delicada y cremosa, cristalizando rápidamente de forma consistente en cristales de tamaño grueso.
Con el predominio de los girasoles, es patente su color ambarino/dorado luminoso (cuando cristaliza) pasando previamente por tonos amarillos pajizos (en fase líquida), para virar a pigmentaciones más intensas cuando tomillos, carrascas, lavandas y otras especies de pequeño porte se imponen, acechando cautelosos a las tierras de laboreo desde laderas próximas de pequeños bosques, ganando así la partida a la mano del hombre.
Es una miel muy rica en vitamina E y ácidos grasos saludables naturales.
Pequeñas simientes trituradas de sésamo aderezan y otorgan consistencia a esta exquisita miel, no alterando en demasía sus cualidades organolépticas, mejorando la riqueza de la mezcla en aminoácidos (triptófano, metionina,..), proteínas puras, lecitina, vitaminas (B, E,...), inositol, ácidos grasos esenciales (Omega-3/6), minerales (potasio, hierro, calcio biodisponible) y sustancias antioxidantes.

EXCELENCIAS DE LA MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO:

Como toda nuestra gama de mieles, se trata de una miel natural selecta de girasol con semillas de sésamo cosechada por nuestras abejas en estos parajes singulares, que posee múltiples cualidades :

• No homogeneizada: prescindimos categóricamente de mezclas de mieles naturales de diferentes procedencias geográficas o florales, buscando mantener la esencia y pureza que posee en origen el producto.
• Pura: la producen las abejas libando polen, néctar y en ocasiones secreciones vegetales y de insectos chupadores, transformando y conservando dichos manjares en los panales del interior de la colmena; es por ello que en esta cadena de creación de miel pura, no intervienen factores externos ajenos a los que la propia naturaleza proporciona.
• Cruda: bajo ningún concepto se somete a procesos de sobrecalentamiento (más de 40 º) ni pasteurización, consiguiendo de este modo conservar las vitaminas, nutrientes y enzimas que la miel detentaba en el colmenar, preservando por completo todas sus características organolépticas.
• Sin azúcares añadidos: nuestra miel carece de aditivos, conteniendo únicamente los azúcares naturales propios de una miel pura no procesada.
• No filtrada: con el fin de conservar todas las propiedades naturales de origen, jamás se filtra la miel, logrando así un exquisito producto natural único.

RECETAS CON MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO.

CARACOLAS DE PASTA CON MIEL DE GIRASOL Y SÉSAMO.

Lavar dos cogollos de Tudela y partir en trocitos al transverso; rallar una zanahoria, media remolacha pequeña (eliminando la piel primero), 3 rabanitos y 1 pimiento de cristal.

Hervir 300 grs de caracolas de pasta integral sazonando el agua hasta que esté al dente, escurrir y dejar enfriar.
Mezclar en un bol todos los alimentos ya preparados, formando una mezcla atractiva.
Preparar en una taza una mezcla de aceite de oliva virgen extra, una cucharada pequeña de aceite de coco, una cucharada de miel de girasol con semillas de sésamo, 50 grs nueces trituradas, perejil, vinagre de manzana al gusto, emulsionar los ingredientes y añadir sobre la ensalada.
Finalmente añadir unos trocitos de queso de cabra previamente caramelizados en la sartén, un huevo cocido rallado y unos dientes de ajo negro laminados a modo decorativo
¡Eh aquí una de las recetas más ligeras y frescas de nuestra cocina moderna!

CONSEJOS DE USO:

La miel de girasol con semillas de sésamo posee cualidades únicas, siendo aconsejable ingerirla directamente, saboreándola dentro de la boca el mayor tiempo posible. Para hacerla más manipulable en aquellos casos que se prefiera diluida, se recomienda como mucho, calentar al “Baño María” a temperatura que no supere nunca los 40 º para evitar la pérdida de cualidades.

CONSEJOS DE CONSERVACIÓN:

Mantener en lugar seco, semioscuro y fresco para mantener intactas todos sus atributos de un modo natural. No precisa conservantes.

MIEL DE GIRASOL CON SEMILLAS DE SÉSAMO:
ORIGEN: ESPAÑA (SEÑORÍO DE MOLINA (CASTILLA LA MANCHA))
ESPECIE REPRESENTATIVA: Girasol (Helianthus annuus).
COMPOSICIÓN FLORAL MAYORITARIA: Girasol (Helianthus annuus), Tomillo (Thymus vulgaris), Carrasca (Quercus L.), Espliego (Lavándula angustifolia), Ajedrea (Satureja spp), flora silvestre autóctona variada y Semillas de Sésamo (Sesamum indicum L.).
ÉPOCA DE PRODUCCIÓN: Verano.
COLOR: Ambarino/dorado luminoso a amarillo pajizo pigmentado por notas pardo grisáceas del sésamo.
SABOR: Moderadamente intenso y suave al mismo tiempo, de dulzor aplacado, ligeramente afrutado, refrescante y muy agradable al paladar.
AROMA: Fresco, liviano, floral y persistente con matices oleosos.
PECULIARIDADES: Miel cruda, pura, no homogeneizada, no filtrada, sin azúcares añadidos.
CONSERVACIÓN: Mantener en lugar seco, semioscuro y fresco.
**En su proceso natural, la miel cristaliza y endurece en función de diversos parámetros (temperatura, origen floral, etc..).