Mostrando 1 - 4 de 4 items
Mostrando 1 - 4 de 4 items


Miel de Carrasca

¿DE DÓNDE PROCEDE?

Esta exquisita miel natural artesanal, es producida por las abejas como resultado de la libación para extraer polen y néctar de las flores de las plantas de tomillo (Thymus vulgaris), brezo (Variedades de Erica sp), flora silvestre autóctona variada del bosque aragonés y mielatos tardíos procedente mayoritariamente de las secreciones de la carrasca (Quercus L.) y de algunos insectos chupadores. 

El coscojo, carrasca, encina o chaparro, es un arbusto perenne que suele alcanzar 2 m de altura, aunque puede llegar a arbolito en terrenos propicios; posee tallos muy ramificados y entrelazados, con sencillas hojas alternas verde brillante de ondulado borde espinoso.
Sus minúsculas flores de color amarillo eclosionan en primavera, para posteriormente dar lugar al fruto (bellota) dotado de una sola semilla y capa externa coriácea que madura a final de verano, primeros de otoño, siendo habitualmente de sabor amargo.
La encina o carrasca tiene su hábitat de origen en toda la cuenca mediterránea, mayoritariamente donde predominan laderas secas y luminosas, si bien tolera perfectamente algunos climas continentales..

LA MIEL DE CARRASCA, ETIMOLOGÍA E HISTORIA:

El vocablo encina proviene de la deformación del latín vulgar "ilicina" y a su vez de ilex / ilicis, procedente del léxico preindoeuropeo (en lengua celta Hercynia= territorio de denso bosque sito en la región oriental del Danubio); en latín clásico se le denomina "Quercus", término de origen indoeuropeo (procedente del vocablo celta Quercuez" = árbol elegante), aplicándose inicialmente al roble, para posteriormente extenderse a todos aquellos árboles o arbustos que producían bellotas o frutos en forma de glande. Su nombre común carrasca, tiene raíz prerromana "kar - esca".

Históricamente, ya en la Hispania celtibérica, las variedades de carrasca o encina ocupaban grandes extensiones en forma de vastos bosques. En la Antigua Grecia, se celebraban reuniones trascendentes bajo una encina, pues según ellos representaba justicia y fuerza.
El bosque de encina fue un lugar de carácter sagrado destinado al culto de divinidades en varias culturas, especialmente en la celta, donde el rito iniciático de los Druidas ("los que conocen al roble" u "hombres de la encina") se basaba en la simbología sacra de la encina.
En el oráculo de Dodona (población sita entre las actuales Grecia y Albania), antiguo y famoso santuario dedicado a Zeus (Dios del rayo, trueno y cielo), se practicaba la adivinación y se decía que ”de la encina te debes retirar cuando acecha una tormenta “, pues los sacerdotes predecían a través del susurro de las hojas de la encina sacra. Allí pidió consejo Ulises (según menciona Homero en ”La Iliada ”) a Zeus para regresar sano y salvo a Ítaca y procuró aprender la voluntad de éste en el gran roble – encina .
En la Antigua Roma, había un gran encinar próximo al lago NEMI dedicado a Júpiter (Zeus), gobernado por un rey del bosque que portaba en su cabeza una corona de hojas de encina, distintivo mucho más antiguo que la de laurel.
En Germania, las encinas que daban sombra a los anfiteatros estaban consagradas a Thor (Donar, Dios del trueno y del rayo ).
Durante la época del romanticismo fue la encina símbolo de fuerza inquebrantable .
Respecto a los usos de la encina, abarca un amplio campo de aprovechamiento: producción de leña y carbón, madera, útiles, recetas culinarias, alimento animal, etc..

ZONA DE RECOLECCIÓN: ESPAÑA (SIERRA DE CUCALÓN (ARAGÓN))

Se trata de la clásica sierra turolense desplegada homogéneamente de NO a SE, poseedora de una altitud media aproximada de 1200 m (cuya cota máxima es la Modorra de Cucalón con 1.481 metros) y 30 km de longitud.

Inmejorable atalaya longilínea natural formada por una mezcolanza de angostas vegas y abruptos barrancos, que hace disfrutar a nuestros ojos de espectaculares vistas que abarcan la amplia e impresionante cuenca del rio Ebro.
Numerosas plantas de carrasca, encina, marojo, quejigo, lavanda, tomillo, brezo y un elenco sin fin de maravillosas variedades florales autóctonas, conforman este paraíso vegetal de bosque bajo, donde la mano del hombre apenas deja huella, proporcionando néctar, polen y secreciones resinosas a las majestuosas abejas que libarán incansablemente, hasta producir una miel de excelsa calidad típica del otoño aragonés.

CARACTERÍSTICAS DE LA MIEL DE CARRASCA:

Miel natural artesanal esencialmente compuesta por valiosos mielatos si predomina la carrasca o encina, otorgando a la misma un color muy oscuro caoba negruzco, derivando en ocasiones hacia tonos ocre -amarronados cuando la flor de plantas como tomillo y brezo se solapan en tiempo y espacio.

De intenso y persistente sabor dulce, goza de un aroma recio, compacto, asilvestrado que no deja indiferente al consumidor.
A causa de su mayoritaria composición resinosa, carece casi por completo de cristalización, formando una miel densa y aguerrida, maleable al mismo tiempo, que goza de una agradable textura para el paladar.

EXCELENCIAS DE LA MIEL DE CARRASCA:

La miel pura de carrasca cumple todas las premisas de un producto natural excelso y saludable, al igual que toda nuestro amplio abanico de mieles y derivados (propóleo, jalea real, polen,..):

• Cruda: nuestra miel pura de carrasca no ha sido sometida a procesos de sobrecalentamiento (más de 40 º) ni pasteurización, manteniendo intactas todas las vitaminas, enzimas y minerales de origen, al igual que sus cualidades organolépticas.
• Pura: producida por las abejas previa libación de polen y néctar florales, y en ocasiones de secreciones de plantas e insectos chupadores, mediante un proceso en el cual no intervienen factores ajenos a los que la propia naturaleza proporciona, obteniendo de este modo una miel auténtica de inigualable calidad.
• No filtrada: nuestro modo de manejo no admite filtrado alguno, siendo el único modo para mantener todas las cualidades naturales de origen y conseguir así un excelso producto natural sin parangón.
• No homogeneizada: jamás mezclamos mieles naturales de diferentes procedencias geográficas o florales, en el afán de mantener la esencia y pureza original hasta el final del proceso.
• Sin azúcares añadidos: No contiene aditivos, permaneciendo virgen tal y como la abeja la produce en el colmenar, conteniendo intactos todos los azúcares naturales propios de una miel natural no adulterada.


RECETAS CON MIEL DE CARRASCA:

CALAMARES MIELADOS :

Limpiamos 6 calamares de tamaño medio, retirando los tentáculos del mismo. Troceamos finamente éstos y los sofreímos lentamente en aceite de oliva virgen con cebolla tierna de Fuentes y un pimiento de cristal también cortados en pequeños pedacitos; durante el proceso removemos y aplicamos una pizca de sal marina, romero triturado y cúrcuma a partes iguales.

Sofreímos también el cuerpo del calamar pero troceado grueso y únicamente con aceite de oliva en la sartén.
Cortamos en láminas finas 3 dientes de ajo, una cebolla morada previamente caramelizada en la sartén y los mezclamos en un bol con un chorrito de vinagre de manzana y una cuchara pequeña de limón exprimido.
Ponemos en una cacerola caliente, 15 grs de miel natural de carrasca, 15 grs de miel natural de eucalipto y otros 15 grs de miel natural de castaño y zumo de zanahoria, a reducir hasta que adquiera consistencia densa, eliminando al máximo el componente acuoso; una vez lista la mezcla, la añadimos al bol con el resto de alimentos.
Extendemos toda el revuelto sobre la base del plato, aportamos el cuerpo de los calamares encima y entremezclamos el triturado de tentáculos alrededor. Sobre éstos, colocamos los aros de cebolleta , unos trocitos de pimiento crudo verde, unas florecitas de azahar y espolvoreamos por encima perejil y romero en polvo.
Se trata de recetas muy equilibradas indicadas para tomar en cualquier estación del año.

CONSEJOS DE USO:

Las mieles naturales de carrasca recolectadas por nuestras abejas poseen cualidades únicas, siendo aconsejable tomarlas directamente, saboreándolas dentro de la boca el mayor tiempo posible antes de ingerirlas. Para hacerlas más manejables en aquellos casos que se prefieran diluidas, se recomienda como mucho, calentar al “Baño María” a temperatura que no supere nunca los 40 º para evitar la pérdida de atributos.

CONSEJOS DE CONSERVACIÓN:

Mantener en lugar seco, semioscuro y fresco para mantener intactas de un modo natural todas sus cualidades.


MIEL DE CARRASCA:
ORIGEN: ESPAÑA (SIERRA DE CUCALÓN (ARAGÓN))
ESPECIE REPRESENTATIVA: Carrasca (Quercus L.).
COMPOSICIÓN FLORAL MAYORITARIA: Carrasca (Quercus L.), Brezo (variedades de Erica sp.), Tomillo (Thymus vulgaris) y Flora silvestre autóctona variada.
ÉPOCA DE PRODUCCIÓN: Fin de verano y otoño.
COLOR: Marrón oscuro casi caoba negruzco hasta ocre-amarronado.
SABOR: Dulce intenso y persistente.
AROMA: Recio, compacto y asilvestrado.
PECULIARIDADES: Miel cruda, pura, no homogeneizada, no filtrada, sin azúcares añadidos.
.
CONSERVACIÓN: Mantener en lugar seco, semioscuro y fresco.
**En su proceso natural, la miel cristaliza y endurece en función de diversos parámetros (temperatura, origen floral, etc..).