Miel de Lavanda

Mostrando 1 - 5 de 5 items
Mostrando 1 - 5 de 5 items


Miel de Lavanda

LA MIEL DE LAVANDA ¿DE DÓNDE PROCEDE?

La miel natural de la planta de la lavanda es producida por las abejas, como resultado de la libación para extraer polen y néctar de las flores de especies vegetales predominantes, tales como lavanda “cantueso” (Lavandula Stoechas), espliego (Lavandula angustifolia) y  tomillo (Thymus vulgaris) aderezadas en ocasiones con espino albar, mejorana y flora silvestre autóctona variada, añadiendo a esta dulce composición floral sustancias resinosas varias de especies arbustivas o arbóreas que son recolectadas por las pecoreadoras de la colmena.

Como máximo exponente de esta aromática miel, se encuentra el género Lavandula, siendo la especie más representativa de este área el cantueso, ya que el espliego se da en zonas más calcáreas, con lo cual no coinciden en el mismo espacio pero si en zonas próximas. Hablamos de un arbusto ramificado, intensamente fragante de tallos verde rojizo pilosos, hojas grisáceas largas y longilíneas, e inflorescencias con flores agrupadas en espigas finales, que detentan en su cúpula una amalgama de brácteas de color violáceo muy atractivas para las abejas. Habitualmente florece durante el estío.

 

LA MIEL DE LAVANDA , ETIMOLOGÍA  E HISTORIA:

La palabra “cantueso” deriva de la Antigua Grecia cuyo significado es “incienso de tierra, tipo de planta”; los componentes léxicos que la forman  son: khamai (en el suelo) y thyos (incienso). El nombre del género Lavandula proviene del verbo latino lavo (lavar, purificar, ya sea  lavare -para lavar- o livendula -de lívido o azulado)  y el  específico procede del griego “stoichas” (alineadas, haciendo referencia  a la disposición ordenada de las flores).

Es una especie aromática originaria de la Cuenca mediterránea  y Macaronesia estando así mismo  naturalizada en Australasia, considerándose su origen más remoto en Oriente Próximo. Desde hace más de  2.500 años se ha estado utilizando el espliego y otras variedades de lavanda  en remedios ancestrales medicinales y para fines diversos. Pueblos árabes, griegos y fenicios ya la usaban en perfumería, cosmética, en recetas de cocina para proporcionar sabor y en procesos de momificación, mientras que los romanos preparaban aceites de lavanda y espliego, tanto para usos culinarios como para procurar aroma esencial durante los baños.


Existen citas bíblicas con su antiguo nombre (nardo = del griego naardus): "Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y limpió sus pies con sus cabellos, y la casa se llenó del olor del perfume.", afirmándose inclusive que la lavanda existe desde los tiempos de Adán y Eva. Además se cuenta que la vestimenta del Niño Jesús se impregnó del olor natural, cuando la Virgen María la puso a secar sobre un arbusto de espliego. En muchos hogares cristianos, la cruz de la lavanda y espliego se colgaba en la puerta con fines protectores.

Ya en la Europa medieval y renacentista, las lavanderas también secaban la ropa sobre arbustos de lavanda y espliego, y los monjes de los monasterios las cultivaban junto a una gran diversidad de hierbas medicinales en los llamados  "en los jardines de enferme se lleva utilizando el espliego y otras variedades de lavanda " , usándose por sus excelsas propiedades como antiséptico, sanando heridas y quemaduras, y  para curar resfriados, tos, dolor de garganta y otras enfermedades.

En los antiguos manuscritos sobre “magia”, constan remedios medicinales a base de espliego y lavanda que aportaban grandes beneficios para la salud (brebajes para atraer la calma y serenidad al propio ser interior), así como para el amor (en el siglo XVII, la Condesa de Dorset de Inglaterra hizo su propia poción de amor a base de clavel, lavanda, bahía y mejorana). En los fuegos de verano era lanzada por las brujas a modo un sacrificio a las diosas antiguas.

  

ZONA DE RECOLECCIÓN:

ENTORNO DE LA LAGUNA DE GALLOCANTA (ARAGÓN - ESPAÑA)

Ubicada en la provincia de Zaragoza (Aragón), la emblemática reserva natural del entorno de la laguna de Gallocanta, conforma el área lagunar natural más extensa de España (14, 4 km2 de superficie y 5 hm3 de capacidad máxima), siendo  una de las más dinámicas del  Sistema Ibérico.

Este espectacular paraje natural cuyo origen data de finales de la Era Terciaria, está localizado en la zona oeste de Aragón, sobre un altiplano  a 1000 m de altitud sobre el nivel del mar.

A nivel ornitológico, la laguna de Gallocanta supone un maravilloso vergel por el cual transitan cada invierno hasta 100.000 aves, convirtiéndose en el enclave de concentración de grullas más importante de Europa.

CARACTERÍSTICAS DE LA MIEL DE LAVANDA:

La miel natural procedente fundamentalmente del néctar y polen de la flor de la lavanda (cantueso, espliego,..), destaca por  su color ámbar, matizado en muchas ocasiones de tonalidades más oscuras si contiene carrasca, tomillo, etc…  Su consistencia es fluida pues tiende a cristalizar muy lentamente en finos cristales. Posee un agradable sabor dulce, delicado e intensamente floral, con ciertas notas ácidas. Su aroma es muy intenso, concentrado y persistente, incrementándose su potencia en el retronasal.

 

EXCELENCIAS DE LA MIEL DE LAVANDA:

Como toda nuestra gama de nuestros productos melíferos de la colmena (jalea real, polen, propóleos,..), describimos una miel natural tradicional de  lavanda recolectada por nuestras abejas en parajes sin igual, la cual aporta múltiples beneficios a nuestro organismo, quedando amparada bajo los criterios de los productos considerados de primer orden en el ámbito de la salud:

  • Cruda: No ha sido sometida a procesos de sobrecalentamiento (más de 40 º) ni pasteurización, conservando en su totalidad las vitaminas, nutrientes, enzimas y cualidades organolépticas propias de un producto puro no adulterado.
  • Pura: La producen las abejas libando polen y néctar de flores autóctonas, y en algunas ocasiones, secreciones de especies arbustivas y arbóreas, y de  insectos chupadores, para proceder después a su transformación y almacenamiento en la colmena; excluyendo de este proceso, cualquier  factor ajeno a los que la propia naturaleza proporciona.
  • No filtrada: Nunca es filtrada, para lograr conservar todas las propiedades naturales que posee en las celdillas de almacenamiento de la colmena, logrando así un excelso producto natural sin igual.
  • No homogeneizada: En nuestro modo de producción, nunca mezclamos mieles naturales de diferentes procedencias geográficas o florales, para conseguir así conservar su esencia y pureza original, y poner a disposición del organismo humano, todos los beneficios que una miel pura puede aportar.
  • Sin azúcares añadidos: Nuestra miel permanece siempre pura, tal y como la abeja la produce en la colmena, conteniendo por lo tanto azúcares naturales inherentes a una miel natural no adulterada, con todas  las ventajas que ello reporta.

PROPIEDADES DE LA MIEL DE LAVANDA:

La miel natural de lavanda posee grandes propiedades medicinales, procurando su consumo grandes beneficios para la salud. Entre ellos destaca su elevado poder antiséptico que la hacen ideal para uso externo sobre picaduras de insectos, heridas, llagas, quemaduras, etc.., además de su capacidad bactericida, muy importante para combatir resfriados, procesos de tos  y gripe, dolor de garganta, etc..

Cabe destacar su eficacia en el tratamiento de úlceras estomacales y su elevado contenido en hierro,  mineral indispensable en muchos procesos vitales. Indispensable para confección de mascarillas faciales en tratamientos de cosmética natural, producción de perfumes por su magnífica naturaleza aromática, extracción de aceite esencial, etc. Es por tanto, uno de los mejores remedios para el tratamiento de enfermedades del organismo humano.

 

RECETAS SANAS CON MIEL DE LAVANDA:

MISCELÁNEA DE FRUTAS CON MIEL DE LAVANDA

Para esta receta, elegir varios tipos de fruta ecológica tales como plátano, manzana, sandía, melón y kiwi, de color y sabor variados. Lavar, quitar la piel y partir en pedazos gruesos todas ellas.

Colocar toda la fruta en un cuenco tipo bol, aplicar un poquito de zumo de limón y piña a partes iguales, 3 gotas de aceite de vinagre de manzana, unas hojitas de menta machacadas, 3 a 5 cucharadas de miel natural aromática de lavanda; remover hasta homogeneizar sabor y guardar en el refrigerador hasta que esté a punto. 

Es excelente como postre dulce o entrante veraniego, fresco, saludable y de extraordinario sabor y muy rico en propiedades beneficiosas.

 

CONSEJOS DE USO:

Las mieles naturales de lavanda recolectadas por nuestras abejas poseen propiedades únicas, de tal modo que si deseamos aprovechar todos los beneficios que nos puede aportar, es aconsejable tomarla directamente, saboreándolas dentro de la boca el mayor tiempo posible antes de ingerirlas. Para hacerlas más manejables en aquellos casos que se prefieran diluidas, se recomienda como mucho, calentar al “Baño María” a temperatura que no supere nunca los 40 º para evitar la pérdida de propiedades.

 

CONSEJOS DE  CONSERVACIÓN:

Mantener en lugar seco, semioscuro y fresco para mantener intactas de un modo natural  todas sus propiedades.

  

MIEL DE LAVANDA:

  • ORIGEN: ENTORNO DE LA LAGUNA DE GALLOCANTA (ARAGÓN - ESPAÑA)
  • ESPECIE REPRESENTATIVA: Lavanda “cantueso” (Lavandula Stoechas).
  • COMPOSICIÓN FLORAL MAYORITARIA:Lavanda “cantueso” (Lavandula Stoechas), tomillo (Thymus vulgaris) aderezadas en ocasiones con espino albar, mejorana y flora silvestre autóctona variada.
  • ÉPOCA DE PRODUCCIÓN: Verano.
  • COLOR: Ámbar matizado de diferentes tonalidades.
  • SABOR: Agradable sabor dulce, delicado e intensamente floral, con ciertas notas ácidas.
  • AROMA: Muy intenso, concentrado y persistente, incrementándose su potencia en el retronasal.
  • PECULIARIDADES: Miel cruda, pura, saludable, no homogeneizada, no filtrada, sin azúcares añadidos.
  • PROPIEDADES: Antidiarréica, anemias y jaquecas.
  • CONSERVACIÓN: Mantener en lugar seco, semioscuro  y fresco.

**En su proceso natural, la miel cristaliza y endurece en función de diversos parámetros (temperatura, origen floral, etc..).